El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, nos ha dado a todos un grandioso ejemplo de eso que tanto nos aconsejan psicólogos, orientadores y expertos en Internet: para cambiar algo de nuestras vidas tenemos que cambiar lo que hacemos. “No podemos continuar haciendo lo mismo que durante 50 años y esperar un resultado diferente”, ha dicho, refiriéndose al final del bloqueo de Cuba.
Jamás escuché algo más parecido a una lección de coaching mundial.

Anuncios