‘Toná’ de final de año.

Algunos estados que nos velan la visión de lo cercano, facilitan la percepción de lo que está muy lejos, en el tiempo, la distancia o el sentir.